Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Teléfono: +34 975 327 002 :: Email: huerta@planalfa.es

Por la senda del Evangelio

El Señor Jesús nos enseña a orar pidiendo que nos orientemos hacia el Padre. La primera enseñanza es que en la oración no podemos ser el centro, hemos de olvidarnos de nosotros mismos, no podemos utilizarla para sacar provecho alguno, aunque lo obtengamos. Al comenzar nuestra oración diciendo “Padre” surgen en nosotros diversas sensaciones. Decir “Padre” es sentirse hijo, saberse amado, protegido, sostenido, lo que nos impulsa a la confianza. Decir “Padre” nos cambia el punto de mira, invitándonos al abandono en el Padre, a escuchar y a dejarnos enseñar por él. Decir Padre “nuestro” nos amplía esa relación filial.…

SE 8 - Actuar de corazón, no para aparentar

Sábado, 21 Diciembre 2019 06:24
Cuando hacemos una obra buena podemos distinguir entre la obra en sí misma y la motivación que tenemos para hacerla. Una vez más Jesús nos invita a mirar esto último, las motivaciones del corazón. Sin duda que es mejor hacer una obra buena que una mala, pero la realidad puede ser muy engañosa, pues no todo lo que aparenta bueno lo es, ni al contrario. Bien sabemos que las apariencias engañan, que juzgar por las apariencias nos puede llevar a cometer graves errores y causar mucho mal a los otros y a nosotros mismos, pues desconocemos lo que hay en…

SE 7 - La venganza satisface, el amor vence

Sábado, 14 Diciembre 2019 06:20
En la nueva ley que Jesús nos trae se nos pide superar el formalismo de la ley antigua y no conformarnos con una justicia meramente humana. La justicia del mundo conlleva cierto deseo de venganza y, en el mejor de los casos, busca la equidad, la respuesta proporcionada. Al hablarnos del quinto, del sexto y del segundo mandamiento, Jesús nos ha pedido ir más allá de la letra, implicar al corazón. Ahora nos va a tocar un tema especialmente comprometido que supone una hondura espiritual, un compromiso vital y un dominio del propio ego que es de pocos, solo al…

SE 6 - Mantener la credibilidad evita jurar

Sábado, 07 Diciembre 2019 06:15
En tercer lugar, Jesús se refiere al segundo mandamiento de la ley de Dios: No jurarás en falso. Es quizá uno de los mandamientos en los que menos nos fijamos. En sí mismo parece muy simple: no jurar en falso, es decir, no poner a Dios por testigo siendo falsa la afirmación que hacemos. Es lo que nos dice libro del Éxodo: No tomarás el nombre de Dios en falso (Ex 20, 7). Y con idénticas palabras se expresa el Deuteronomio (Dt 5, 11). Pero Jesús da un paso más: no debemos tomar el nombre de Dios para ponerle por…

SE 5 - La relación da sentido a la sexualidad

Sábado, 30 Noviembre 2019 19:23
El segundo mandamiento al que alude Jesús en el sermón de la montaña es el sexto del decálogo en su forma más original: No cometerás adulterio (Mt 5,27). También nos pide que lo vivamos en plenitud, es decir, de corazón, y no solo formalmente. En la redacción del Decálogo en el libro del Éxodo se nos dice simplemente: No cometerás adulterio (Ex 20, 14). El Levítico expresa lo mismo (Lv 18, 20), pero lo desarrolla más prohibiendo las relaciones homosexuales, el incesto y muchas relaciones de consanguinidad o con los animales (Lv 18). El Deuteronomio vuelve a enunciar el decálogo…
No he venido a abolir la ley, sino a darle plenitud… El tema que subyace en esta expresión surge con frecuencia en las relaciones humanas, cuando chocan temperamentos diferentes y formas distintas de ver las cosas. Todo grupo humano necesita unas normas para poder convivir. Esas normas son fruto de la propia cultura y de la necesidad de tener unas reglas de convivencia que cohesionen al grupo y le permitan vivir en equidad, protegiendo los derechos de cada uno. Pero como las sensibilidades de sus miembros son diferentes, cuando no se tiene paciencia o capacidad para soportar al diferente es…
La senda por la que nos invita a caminar Jesús de Nazaret comienza con las bienaventuranzas, unas bienaventuranzas radicalmente contrarias a lo que solemos buscar de forma natural, no por su fin, que siempre es la felicidad, sino por su inmediatez. La diferencia está en el camino que se sigue. Hay una senda que se parece a las canciones de verano: son atractivas por ser fáciles y pegadizas, pero pronto cansan y se olvidan. Hay otra senda que resulta más difícil, como una melodía más elaborada, pero que cuando se domina produce una gran satisfacción y perdura en el tiempo.…
Las grandes metas suelen requerir un trabajo constante, exigente y paciente. Los buenos guisos no se consiguen en el microondas. Eso nos cuesta aceptarlo, pues nuestra cultura es muy rápida en todos los sentidos. Es más atractiva la especulación y el pelotazo económico que la laboriosidad y el bien hacer para ganarse con honradez el propio sustento. Nos gusta pedir a la fortuna que nos allane el camino y anticipe el bienestar de golpe. Cuidamos más la imagen atractiva que la autenticidad oculta y trabajosa. En el plano espiritual sucede lo mismo. Es más atractiva una religión donde su dios…
Cuando anochece buscamos la luz para ver el camino. La oscuridad nos oculta el horizonte, no nos permite saber por dónde vamos. Tememos caernos y vamos lentos y titubeantes, presagiando el peligro del tropiezo. ¿Qué hacer en esos momentos? Buscamos cualquier destello de luz que nos permita vislumbrar el camino. Pero no todas las luces nos lo muestran. Algunas nos ciegan al enfocarnos a nosotros mismos. En la Iglesia estamos viviendo tiempos difíciles y pasando por zonas oscuras. Lo vemos en nuestros titubeos y desconciertos. También lo vemos en el pecado que hay en su seno, en el daño y…