Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Teléfono: +34 975 327 002 :: Email: huerta@planalfa.es

Cursillo

Vida Monástica y Oración

Cursillo Cister

Se trata de dar a conocer la vida monástica y la oración a toda persona que esté interesada. Durante los tres días del cursillo los participantes pueden convivir con los monjes participando de su oración y de su trabajo.

Leer Más [+]

Comunidad

7 días en el monasterio

2 Monjes Arrodillados

¿Te interesa tener una experiencia de silencio y espiritualidad, de vida sencilla en armonía con uno mismo y con lo que nos rodea? La espiritualidad solo es real cuando se vive y nos transforma. Te ofrecemos esa posibilidad sin más pretensiones, con el deseo de compartir lo que hemos recibido. Una experiencia vivida desde dentro, con los monjes y como los monjes.

Leer Más [+]

Fraternidad

Los Laicos Cistercienses

Fraternidad Cister

Somos un grupo de cristianos, hombres y mujeres laicos, de diversas edades y condición, que aspiramos a vivir en la sociedad de acuerdo con el mensaje evangélico, basándonos en la espiritualidad y carisma cisterciense.

Leer Más [+]

Vocación

Monastica Cisterciense

Vocacion Cister2a

La vocación es Dios pidiendo permiso para caminar con nosotros y para que en nuestra vida hagamos su voluntad. En la medida en que uno se decide a dejarle sitio se va fortaleciendo la relación de amistad con Dios.

Y en esa amistad es donde se escucha la llamada. Y Dios se mete, no para, te busca, insiste... hasta que uno se decide por el sí o por el no.

Leer Más [+]

Descubrir el propio proyecto desde la fe, supone querer imitar a Jesús, vivir la experiencia de la amistad y de la compenetración con Jesús como amigo íntimo y salvador. Siempre cuenta con nosotros y no nos deja tranquilos, aunque respeta nuestra libertad


 

Monasterio Cisterciense Santa María de Huerta

¿La pandemia nos hará mejores o peores?

Todos conocemos la fábula atribuida a Esopo que nos habla de una zorra que, al no poder alcanzar las uvas que le apetecían, se consoló diciendo: “no importa, están verdes”. En línea parecida está la expresión: “hacer de la necesidad virtud”. Son reacciones diversas que nos brotan ante la adversidad y la frustración. En el primer caso se niega la realidad, en el segundo se busca extraer algo positivo de los malos momentos.

Cuando nos topamos con algo tan grave como una pandemia, necesitamos superar el shock y darnos un rayo de esperanza, por lo que nos decimos que nos hará mejores, mezclando el deseo y la consolación, intentando dar sentido al sinsentido. A ello responderán enseguida los realistas que eso es una ilusión, que no nos puede hacer mejores lo que se ha llevado por delante la vida de algunos seres queridos, que ha dado un duro golpe a la economía haciendo crecer el paro y cerrando negocios, que ha condicionado nuestras relaciones sociales y puesto coto a nuestras expresiones de afecto y que, en definitiva, nos ha metido el miedo en el cuerpo.

En realidad, las cosas ni nos hacen mejores ni nos hacen peores. Las cosas son lo que son. Los acontecimientos son lo que son. Los percibimos buenos o malos porque consideramos que nos dan o nos quitan lo que nos apetece, pero el que nos hagan mejores o peores no depende de ellos. La clave no son las cosas, sino cómo las afrontamos. Eso es lo que nos hará mejores o peores personas. El éxito, el dinero, el aplauso de los demás, lo podemos vivir de una forma magnánima, poniéndolos al servicio de los otros, reconociendo que he sido afortunado gracias a la colaboración de muchos. O, por el contrario, nos puede obnubilar la mente hasta creernos superiores, mecernos en la vanidad y menospreciar a los demás, lo que provocará la envidia y el rechazo de los otros hasta experimentar paradójicamente la ruina en el éxito.

Igualmente, la adversidad nos puede encerrar en la autocompasión, maldiciendo nuestra mala suerte y a los demás, paralizándonos sin esperanza, o, por el contrario, nos puede ayudar a tomar conciencia de nuestros límites, de la necesidad que tenemos de los otros, haciéndonos más humildes y deseosos de ayudar a los que sufren, que ahora sí somos capaces de ver al pasar nosotros por su misma situación.

Las cosas y los acontecimientos no son más que una ocasión para hacernos mejores o peores según los afrontemos. Por eso la pandemia en sí misma no nos ayudará a crecer ni nos hundirá, pero sí nos ha enseñado algunas cosas que no podemos olvidar y otras que debemos relativizar.

Una cosa muy importante que nos ha mostrado es la interrelación de toda la humanidad, nuestra interdependencia, viniendo como anillo al dedo la encíclica del papa Francisco “Fratelli tutti”. Estornudó China y nos refriamos todos en un instante. El mal que le afectó a uno repercutió en el resto. Eso nos ha hecho ser más conscientes de lo interrelacionados que estamos y que no podemos mirar a otro lado cuando un miembro del cuerpo enferma, como hacíamos riéndonos del mal ajeno que vino por un simple murciélago, por la suciedad y costumbres alimenticias de otra cultura o por las medidas “exageradas” de protección que tomaba la gente del lugar. ¿Os acordáis? Seguro que con nosotros las cosas serían distintas, pensábamos, y ahí tenemos los resultados.

Igualmente nos ha enseñado que juntos avanzamos más rápidos si somos capaces de compartir nuestros conocimientos y colaborar en nuestros esfuerzos, sabiéndonos una gran familia humana. No hacerlo traería consecuencias fatales.

También nos hemos dado cuenta de que caer en la tentación del egoísmo, encerrándonos en nuestras fronteras y protegiéndonos nosotros solos, supone un grave peligro para nosotros mismos. El ideal es construir una fraternidad universal basada en el amor, pero si eso no sucede por virtud, tendrá que surgir por necesidad, si es que hemos aprendido algo de las consecuencias negativas que puede traer también para nosotros.

Otra de las grandes lecciones que nos ha mostrado la pandemia es cómo nos relacionamos con nuestra propia soledad, es decir, con nosotros mismos, lo que, a veces, ha llegado a enloquecer. ¿Por qué? No es que nos cueste estar en soledad, sino más bien afrontar nuestra soledad. Muchas veces buscamos estar solos para practicar alguna afición, para ver una película, para jugar con la consola, etc. y estamos felices. Eso significa que la soledad no es la causa de la desazón que nos lleva a enloquecer. Cuando hacemos todo eso estamos entretenidos, disfrutamos de lo que hacemos y eso nos hace sentirnos bien, lejos de enajenarnos, aunque de alguna forma estemos fuera de nosotros mismos. Pero cuando tenemos que afrontar la soledad, el confinamiento o el silencio solos con nosotros mismos, entonces empezamos a sentirnos mal.

Es importante que aprovechemos la soledad para redescubrir cosas que habíamos ocultado bajo una multitud de ruidos y quehaceres que nos mantenían dispersos, alejados de nosotros. La soledad del confinamiento nos ha abierto una puerta que teníamos cerrada. Nos ha abierto la oportunidad de vivir con nosotros mismos reencontrándonos con una belleza personal que teníamos olvidada. ¿Por qué no disfrutamos de nosotros mismos como disfrutamos de cualquier otra cosa que nos entretiene? ¿Es qué no somos tan valiosos como nuestros entretenimientos? Salir de la propia casa por no estar a gusto en ella es para pensárselo.

Se nos enseña a hacer muchas cosas en la vida, pero no se nos enseña a bucear en nuestro mundo interior más allá de analizar lo que producen en nosotros nuestros sentimientos y emociones. Tratamos los daños externos sin preocuparnos del motor, sin cuidar la fuente de donde todo mana. A mí la vida monástica me ha enseñado algo que ahora me resulta muy útil. Lejos de asustarme la reclusión me resulta atractiva. Es cierto que no podré hacer ciertas cosas, pero el parar ayuda a gozarse con un mundo interior a veces un tanto olvidado, a pesar de ser el motor que nos da la fuerza necesaria para afrontar lo que nos sucede. Nos sentimos vivos cuando nos movemos y hacemos cosas, sin darnos cuenta de que una cosa es la vida y otra lo que hacemos en la vida. El no poder hacer ciertas cosas no significa que perdamos la vida. La vida la llevamos dentro de nosotros y debemos tener la sabiduría necesaria para emplearla según vienen las circunstancias.

En este tiempo de pandemia hemos tomado conciencia de nuestra vulnerabilidad al constatar cómo un simple virus ha sido capaz de vaciar nuestras ciudades, encerrarnos en casa y llevarse por delante a muchos familiares y amigos sin casi darnos cuenta. Pero, como si de un efecto rebote se tratase, miramos con orgullo lo logrado por la ciencia en tan poco tiempo y, sin esperar siquiera a que se afiance un futuro incierto, tendemos a endiosar a la ciencia, ya que por pudor no podemos manifestar nuestro propio endiosamiento, aunque en realidad es lo que estamos haciendo. Ni Dios puede ser el mago que nos resuelve los problemas, ni el ser humano puede olvidar que sus capacidades son un don divino que debe agradecer. Y ¡qué fácil es escorarse a uno u otro lado!

Quizás lo más positivo que podemos sacar de todo lo vivido son las enseñanzas recibidas, la alegría de superarlo y el saber que entre todos es posible, siendo un motivo para dar gracias a Dios que nos ha dado esa fuera y voluntad.

Para echarse a temblar

2021.01.09

BELENES EN HUERTA

2020.12.25a 2020.12.25b

2020.12.25c 2020.12.25d

2020.12.25e

2020.12.25f

Viene Jean Carlos para hacer los 7 días en el monasterio. Ayer tuvimos el encuentro trimestral de la Fraternidad de Laicos por videoconferencia.

Página 1 de 120

Nuestra comunidad está formada por monjes cistercienses de la rama que en 1892 constituyeron la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia (OCSO). Somos seguidores de la espiritualidad que San Benito dejó plasmada en su Regla escrita en el siglo VI y asumida por los primeros cistercienses desde la fundación de Císter en 1098.

La historia de nuestra comunidad es dilatada, pues sus orígenes remontan hacia 1150. El arte acumulado a lo largo de tantos siglos expresa, principalmente en la arquitectura, la vida del Espíritu que ha conformado nuestra existencia. Oración y trabajo, soledad interior y vida comunitaria, silencio que escucha y palabra que comparte y acoge, separación y solidaridad con el mundo, en especial con los pobres, serán las características que definan este modo de vida peculiar que no quiere separar lo humano de lo divino.

En la actualidad la comunidad de Sta. Mª de Huerta está formada por una veintena de monjes y tiene una fundación en el monasterio de Ntra. Sra. de MONTE SIÓN, a las afueras de Toledo. Esa vida que desea transmitir, también ha dado nuevos frutos en la Fraternidad de Laicos Cistercienses que se ha ido creando alrededor del monasterio y que viviendo en su condición secular quieren participar de su carisma.

La communauté de Santa María de Huerta est constituée de moines cisterciens de la branche qui créèrent en 1892, la OCSO (Ordre Cistercienne de la Stricte Observance). Ils se conforment a la Régle établie par Saint Benoît au sixième siècle et adoptée par le premiers cisterciens depuis la fondation de cet ordre.

L’histoire de cette communauté est ancienne puisque elle remonte a 1150. L’art accumule au fil de tant de siècles s'exprime principalement dans l architecture et la vie spirituelle qui sont en sont l'essence. La prière et le travail, la solitude et la vie en communauté, le silence et la parole, qui permettent l'écoute, le partage et l'accueil. L’isolement et la solidarité envers les autres, surtout les pauvres, sont les caractéristiques qui définissent ce mode de vie spécifique qui a pour fin de ne pas séparer l'humain du divin.

Actuellement, la communauté de Santa Maria de Huerta est composée d'une vingtaine de moines. Celle ci est en train de créer une nouvelle fondation, dans le Monastère de Notre Dame du Mont Sion, aux alentours de Tolède. Cet état d'esprit que souhaitent transmettre les moines, s’est étendu à des communautés laïques, crées autour des monastères,qui tout en menant une vie séculière, intègrent l'état d'esprit cistercien.

The monastery of Our Lady of Huerta is a community of Cistercian monks of the Strict Observance OCSO who follow the Rule of Saint Benedict, written in the 6th century. The Cistercian Order was founded in 1098.

Our Lady of Huerta has a long history, with its origin going back to 1150. Its art and architecture, accumulated down through the centuries, expresses the life of the Spirit that has shaped its existence. Prayer and work, inner solitude and community life, a silence that listens and a word of welcome, separation and solidarity with the world, especially the poor, are the characteristics of the community’s way of life, which seeks not to separate the human from the divine.

At present, the community of Our Lady of Huerta number approximately twenty monks. It has erected a new foundation, Our Lady of Mount Sion, on the outskirts of Toledo. This community’s life has also born fruit in a lay community that has grown up around the monastery and which, while living in ‘the world’, hopes to share in the Cistercian charisma.

«No anteponer nada al amor de Cristo»

Regla de San Benito LXXII,11.

«Si cuando queremos sugerir algo a hombres poderosos, no osamos hacerlo sino con humildad y reverencia, con cuánta mayor razón se ha de suplicar al Señor Dios de todas las cosas con toda humildad y pura devoción».

Regla de San Benito XX, 1-2

«No abandones en seguida, sobrecogido de temor, el camino de la salvación, que forzosamente ha de iniciarse con un comienzo estrecho. Mas, al progresar en la vida monástica y en la fe, ensanchado el corazón por la dulzura de un amor inefable, vuela el alma por el camino de los mandamientos de Dios»

Regla de San Benito, Prólogo, 48-49.

banner 16

monasterios con hospederia