Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Teléfono: +34 975 327 002 :: Email: huerta@planalfa.es

Por la senda del Evangelio

Es bueno que desarrollemos los dones que hemos recibido, que seamos creativos y hagamos muchas cosas. Es bueno que busquemos construir, ser emprendedores y, en lo posible, rentables. Pero lo que verdaderamente nos da energía para seguir adelante en las dificultades y seguir entregándonos a pesar de todo es la motivación que tengamos. Si la motivación es pequeña, el cansancio y el aburrimiento vendrán pronto. Si la motivación se centra en nosotros mismos, actuaremos mientras nos sintamos bien. Solo si nuestra motivación está más allá de nosotros mismos podremos perseverar aun en las dificultades, superando el cansancio y el rechazo,…
La curación de la hemorroísa y la resurrección de la hija de Jairo se presentan juntas en los tres evangelios sinópticos. Ésta había perdido la vida, mientras que aquella la estaba perdiendo con tanto flujo de sangre. Un jefe de los judíos se acerca a Jesús y le dice que su hija acaba de morir, pidiéndole vaya a resucitarla. ¡Casi nada! Y después dice Jesús que no había visto mayor fe que la del centurión de Cafarnaúm que tan solo le pedía curar a su siervo. “Mi hija acaba de morir – le dice-, pero ven, impón tu mano sobre…
A la comida con los pecadores, o su abstención por parte de los fariseos, le sigue una reflexión sobre el ayuno. No se habla del valor del ayuno en sí mismo como práctica ascética, sino en qué momento realizarlo. Tanto los fariseos como los discípulos de Juan el Bautista se sorprenden de no ver ayunar a los discípulos de Jesús. La respuesta de Jesús no niega el valor ascético del ayuno, pero aquí lo va a orientar de forma diferente al presentarlo desde una perspectiva relacional: la presencia o la ausencia del novio lo va a condicionar. Cuando el novio…
Tras el episodio de Gadara, Jesús vuelve a embarcarse y regresa a Cafarnaúm, la ciudad que eligió para iniciar su acción evangelizadora tras las tentaciones en el desierto y la prisión de Juan el Bautista (cf. Mt 4, 12). Allí le presentan a un paralítico postrado en la camilla. Parece que no le dijeron más, ¿pero había necesidad de ello? Si presentan a un paralítico ante alguien que hace milagros, ¿para qué va a ser? Por eso Jesús les desconcierta al decirle simplemente: Tus pecados te son perdonados, mostrando otro tipo de preocupación. Probablemente alguno vería frustradas sus expectativas. Esto…

SE 29 - La prueba del seguimiento

Sábado, 04 Julio 2020 14:49
Los milagros que hace Jesús tras el sermón de las bienaventuranzas atraen a muchos interesados, por lo que decide marchar a la otra orilla del lago Tiberíades. Antes de partir se le van acercando algunos a los que advierte que su camino no es de rosas. Finalmente se sube a la barca y los discípulos le siguen: “vamos a navegar con Jesús; ir a la otra orilla con él es cosa segura” Es entonces cuando estos discípulos audaces son puestos a prueba: De pronto se produjo una tempestad tan fuerte, que la barca desaparecía entre las olas; pero él dormía.…
Hay una tendencia innata en nosotros de apostar al caballo ganador. Solemos fijarnos en los mejores y nos ponemos bajo su sombra para recibir algún tipo de beneficio, sacando a la luz nuestro interés. Es lo que parece les sucedió a dos que seguían a Jesús y contemplaron sus milagros, todo lo contrario de cuando vino la adversidad. Un escriba se le acercó y le dijo: “Maestro, te seguiré adondequiera que vayas”. Son simpáticos esos arrebatos que tenemos cuando nos da un subidón porque las cosas van bien. Es entonces cuando hacemos promesas que luego somos incapaces de cumplir por…
La tercera curación de la que nos habla el evangelista Mateo es la de la suegra de Pedro. Se nos dice que, al llegar Jesús a la casa de Pedro, vio a la suegra de éste en cama, con fiebre. Le tocó la mano y la fiebre la dejó; y se levantó y se puso a servirle. Acto de agradecimiento que Jesús tanto valoraba, y que le hacía entristecerse cuando veía que algunos se olvidaban de ser agradecidos. Servir al que nos sana es reconocer con obras su acción amorosa sobre nosotros. Luego continuó su obra sanadora incluso al anochecer,…
Todos tendemos a beneficiar a los nuestros, a los de nuestro grupo. La cuestión es que unos tienen un grupo muy pequeño, mientras que otros, especialmente los que poseen un alma grande, tienen capacidad de verse en un grupo mucho más amplio. Priorizamos nuestra raza, nuestra fe, nuestra nación, nuestro club o a nuestros amigos y hermanos. Jesús era judío, pero su corazón era el corazón de Dios, por lo que su buena noticia estaba destinada a toda la humanidad, como lo estuvieron los milagros que realizó para confirmar su misión. Su grupo era, ante todo, el del género humano,…
Jesús avala su autoridad con signos y milagros. Veamos cómo afronta en ellos el dolor humano y cómo reciben sus beneficiarios su acción salvífica. Un leproso se acercó y se postró ante Jesús, diciendo: “Señor, si quieres puedes limpiarme”. Él extendió la mano, le tocó y dijo: “Quiero, queda limpio”. Y al instante quedó limpio de su lepra. Y Jesús le dice: “Mira, no se lo digas a nadie, sino vete, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que prescribió Moisés, para que les sirva de testimonio” (Mt 8, 2-4). Para que se pueda dar la curación de Dios se…
Hemos visto cómo el sermón del monte de las bienaventuranzas nos ha enseñado a ir más allá del decálogo que nos dio Moisés en el monte del Sinaí. Ahora Jesús va a refrendar la autenticidad de su predicación con una serie de milagros que dejan ver la acción de Dios en él. Todos necesitamos un motivo para creer a alguien que nos habla. Su credibilidad puede basarse en una relación de amor y confianza, pero ante un desconocido necesitamos tener algún motivo para creer en él. En los evangelios los milagros se presentan como signos que corroboran que Jesús es…

SE 23 - El verdadero discípulo

Sábado, 23 Mayo 2020 16:08
Si primero desenmascara al falso profeta, a continuación, Jesús, nos habla del verdadero discípulo: No todo el que diga: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Mt 7, 21). El evangelista Lucas es más explícito dirigiéndose a nosotros: ¿Por qué me llamáis: “Señor, Señor”, y no hacéis lo que digo? (Lc 6, 46). Una y otra vez Jesús nos recuerda que el auténtico discípulo lo ha de ser en verdad, de corazón. El discipulado no surge al colgarnos un cartel que diga “soy discípulo”,…

SE 22 - Cómo desenmascarar la mentira

Sábado, 16 Mayo 2020 16:07
En la época de la posverdad en la que vivimos, en el tiempo de las fake news o noticias falsas que se divulgan con inusitada rapidez a través de las redes sociales e Internet en general, la advertencia del Señor en el evangelio resulta de rabiosa actualidad: Guardaos de los profetas falsos; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces (Mt 7, 15). Es triste ver cómo se destruye la inocencia de un niño que todo se lo cree hasta que experimenta la frustración del engaño. Incluso nos reímos de su inocencia tachándola de ingenuidad, como…