Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Teléfono: +34 975 327 002 :: Email: huerta@planalfa.es

Por la senda del Evangelio

SE 40 - Profetas con la vida

Sábado, 02 Enero 2021 20:08
Hemos visto cómo la imagen mesiánica de Jesús desconcertó a Juan Bautista, pues no era lo que él se esperaba. Algo parecido nos puede suceder a nosotros cuando vemos la imagen del Precursor, de esa persona desaliñada que vivía en el desierto y llamaban Juan el Bautista: nos desconciertan los planes de la providencia divina mandando a semejante personaje por delante de Jesús para anunciar su venida. Cuando un rey entraba en una ciudad iba precedido de cantos, soldados y una corte vistosa. Eso mismo pasa en la liturgia, donde vemos cómo al principio de las procesiones van los ministros…
La Escritura nos dice que los planes de Dios no son nuestros planes. Es algo de lo que hemos sido testigos más de una vez en nuestras vidas. Eso nos puede llevar a enfadarnos con Dios o a rechazarlo. Es lo que nos sucede también cuando los demás no actúan como nosotros esperamos que debieran actuar, provocando en nosotros una interpretación errónea de sus actos que nos lleva a rechazar lo que nos ofrecen porque rechazamos a la persona que nos lo da, pudiendo estar perdiendo con ello un gran don sin darnos cuenta. Y todo eso por no prestar…
En la siguiente sección del evangelio que voy a comentar Jesús nos trata de explicar en qué consiste el “reino de los cielos” que él ha venido a instaurar. La predicación de Juan el Bautista comenzó diciendo: “Convertíos, porque ha llegado el reino de los cielos” (Mt 3, 2). Y lo mismo dirá Jesús cuando vuelva a Galilea tras ser tentado en el desierto al comienzo de su obra pública: “Convertíos, porque el reino de los cielos ha llegado” (Mt 4, 17). ¿Por qué esa exigencia de conversión cuando se anuncia que el reino de Dios viene a nosotros? Dejar…

SE 37 - Que me dejen en paz!

Sábado, 21 Noviembre 2020 20:00
Algo que todos deseamos es que nos dejen vivir en paz, que no se metan con nosotros ni nos compliquen la vida. Pues bien, quien desee ser discípulo de Jesús, el Señor le promete que le quitarán la paz y le pedirán la vida. A veces perdemos la paz porque hay gente fisgona que le gusta meterse en todo, cotilleando y criticando la vida de los demás, corrigiendo a unos y a otros, como si se aburriesen consigo mismos. En ese sentido sí que merecemos que nos dejen en paz, que se nos respete. Es verdad que hay algunos que…

SE 36 - Nada teme el que nada le pueden quitar

Sábado, 07 Noviembre 2020 19:57
El miedo es algo espontáneo que nos brota ante el peligro, cuando no controlamos una situación amenazadora. Es un instinto de supervivencia que surge ante el peligro de perder aquello que queremos conservar. Entonces, ¿por qué Jesús nos manda no tener miedo cuando nos persigan? En primer lugar, nos invita a reorientar la mirada: lo que debemos conservar es la vida, no la respiración. Lo verdaderamente importante es la vida del alma que nos habita siempre y no tanto la existencia terrestre que, en cualquier caso, tendrá fin: No temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar…
San Benito dice en su Regla que a todo el que desea abrazar la vida monástica hay que avisarle de las dificultades que va a encontrar, no para desanimarlo, sino para que no se engañe: “Díganle de antemano todas las cosas duras y ásperas a través de las cuales se va a Dios” (RB 58). Es lo que parece hacer Jesús cuando envía a sus discípulos a anunciar el evangelio, prediciéndoles persecuciones y dificultades. Con razón Santa Teresa decía al Señor: “Si tratas así a tus amigos, pocos puedes tener”. Pero, al menos, no podremos decir que nos engaña. Y…
Cuando Jesús envía a sus discípulos a evangelizar les pide varias cosas. En primer lugar, les dice que vayan primero al pueblo elegido, a las ovejas perdidas de la casa de Israel, a los herederos naturales y destinatarios primeros de las promesas de la salvación mesiánica. Escuchar esto parece normal (y muy actual: “primero los nuestros”), pero sus resultados no son los deseados. Los herederos no se hacen merecedores de la herencia y la rechazan, los hijos no reconocen a su padre, los invitados no asisten al banquete, etc. Son multitud de imágenes que aparecen en la Escritura, especialmente en…
Es bueno que desarrollemos los dones que hemos recibido, que seamos creativos y hagamos muchas cosas. Es bueno que busquemos construir, ser emprendedores y, en lo posible, rentables. Pero lo que verdaderamente nos da energía para seguir adelante en las dificultades y seguir entregándonos a pesar de todo es la motivación que tengamos. Si la motivación es pequeña, el cansancio y el aburrimiento vendrán pronto. Si la motivación se centra en nosotros mismos, actuaremos mientras nos sintamos bien. Solo si nuestra motivación está más allá de nosotros mismos podremos perseverar aun en las dificultades, superando el cansancio y el rechazo,…
La curación de la hemorroísa y la resurrección de la hija de Jairo se presentan juntas en los tres evangelios sinópticos. Ésta había perdido la vida, mientras que aquella la estaba perdiendo con tanto flujo de sangre. Un jefe de los judíos se acerca a Jesús y le dice que su hija acaba de morir, pidiéndole vaya a resucitarla. ¡Casi nada! Y después dice Jesús que no había visto mayor fe que la del centurión de Cafarnaúm que tan solo le pedía curar a su siervo. “Mi hija acaba de morir – le dice-, pero ven, impón tu mano sobre…
A la comida con los pecadores, o su abstención por parte de los fariseos, le sigue una reflexión sobre el ayuno. No se habla del valor del ayuno en sí mismo como práctica ascética, sino en qué momento realizarlo. Tanto los fariseos como los discípulos de Juan el Bautista se sorprenden de no ver ayunar a los discípulos de Jesús. La respuesta de Jesús no niega el valor ascético del ayuno, pero aquí lo va a orientar de forma diferente al presentarlo desde una perspectiva relacional: la presencia o la ausencia del novio lo va a condicionar. Cuando el novio…
Tras el episodio de Gadara, Jesús vuelve a embarcarse y regresa a Cafarnaúm, la ciudad que eligió para iniciar su acción evangelizadora tras las tentaciones en el desierto y la prisión de Juan el Bautista (cf. Mt 4, 12). Allí le presentan a un paralítico postrado en la camilla. Parece que no le dijeron más, ¿pero había necesidad de ello? Si presentan a un paralítico ante alguien que hace milagros, ¿para qué va a ser? Por eso Jesús les desconcierta al decirle simplemente: Tus pecados te son perdonados, mostrando otro tipo de preocupación. Probablemente alguno vería frustradas sus expectativas. Esto…

SE 29 - La prueba del seguimiento

Sábado, 04 Julio 2020 14:49
Los milagros que hace Jesús tras el sermón de las bienaventuranzas atraen a muchos interesados, por lo que decide marchar a la otra orilla del lago Tiberíades. Antes de partir se le van acercando algunos a los que advierte que su camino no es de rosas. Finalmente se sube a la barca y los discípulos le siguen: “vamos a navegar con Jesús; ir a la otra orilla con él es cosa segura” Es entonces cuando estos discípulos audaces son puestos a prueba: De pronto se produjo una tempestad tan fuerte, que la barca desaparecía entre las olas; pero él dormía.…