Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Teléfono: +34 975 327 002 :: Email: huerta@planalfa.es

Comentarios a la Regla de San Benito por el Abad

POR ISIDORO Mª ANGUITA (ABAD DE SANTA MARÍA DE HUERTA)

Los presentes comentarios a la Regla de San Benito (RB) no pretenden más que compartir con aquellos que lo deseen algo de lo que periódicamente suelo hablar a los monjes de mi monasterio. Por ello estos comentarios tienen como destinatarios inmediatos a los monjes, mirando también a la fraternidad de laicos cistercienses que comparten con nosotros una misma espiritualidad. Quizá sean éstos los que me han movido principalmente a “colgar” en la red estas charlas capitulares, pues mis hermanos monjes ya las han escuchado y no necesitan venir aquí a leerlas. Aunque seguramente iré modificando los textos a medida que los reescriba, no es mi intención corregir su orientación a monjes, siendo consciente que los laicos son muy capaces de hacer una lúcida transposición a su vida secular de las alusiones más monásticas. Evidentemente hay cosas que aquí omito por ser más de carácter privado. En otras ocasiones no me resisto a referirme explícitamente a la vida cotidiana de las familias y personas que se relacionan con nosotros.

No quiere ser un comentario erudito, aunque sí aclare términos y para alguno quizá me pueda extender más de lo debido. Es bueno hacer un poco de esfuerzo para no “descontextualizar” excesivamente la Regla en una interpretación exclusivamente acomodaticia a nuestro hoy. La tradición mana de una experiencia. Es algo que recibimos y no podemos traicionar. Pero tampoco debemos petrificarla dejándonos atrapar sin más por su literalidad. Su riqueza se muestra cuando la experiencia vital que movió a otros a escribir, despierta en nosotros una nueva experiencia que sintoniza con la que aquellos tuvieron. La letra, entonces, se convierte en mero vehículo de vida, sin retener nada de ésta, como canal que deja pasar el agua y con nada se queda.

LA REGLA DE SAN BENITO CONSTA DE UN PRÓLOGO Y 73 CAPÍTULOS.

Capítulo II-1

Jueves, 19 Febrero 2015 23:08
CÓMO DEBE SER EL ABAD (RB 2-01) 06.11.11 Hemos visto cómo el Prólogo de la Regla de San Benito sitúa el tema esencial de la vida monástica en una llamada, una escucha y una respuesta al seguimiento de Jesús. Después, en su capítulo primero, pasa a fijarse en el tipo de monjes que él desea y a los que se dirige –los cenobitas-. Ahora, en el capítulo segundo, San Benito se detiene en la figura del abad, que para él es una pieza clave en la comunidad. Nos dice “cómo debe ser el abad”, y con ello nos desvela su…

Capítulo I-4

Jueves, 19 Febrero 2015 15:04
LAS CLASES DE MONJES (RB 1-04) 30.10.11 Si para San Benito los sarabaítas eran malos, el concepto que tiene de los giróvagos es mucho peor, y aunque se propone no hablar de ellos, no renuncia a mencionarlos, si bien los despacha rápidamente, sin caer en el exceso de la Regla del Maestro, que les dedica varias páginas para satirizarlos, hablándonos de sus imposturas. Eran personas que iban de monasterio en monasterio aprovechándose de la hospitalidad de los monjes y la especial atención que se tenía los primeros días para con los peregrinos, hasta que se les invitaba a trabajar si…

Capítulo I-3

Jueves, 19 Febrero 2015 15:04
LAS CLASES DE MONJES (RB 1-03) 23.10.11 El tercer género de monjes, y pésimo por cierto, es el de los sarabaítas. Así es como se refiere San Benito a esta clase de monjes. La palabra “sarabaíta” parece que viene de un término copto compuesto (sar-abet) que viene a significar algo así como disperso en el monasterio o en relación con el monasterio, esto es, el que vive en una cabaña propia o, como diríamos ahora, “el que va a su bola”, “por libre”. Casiano se refiere a ellos como los que se apartan de la vida común preocupados sólo del…

Capítulo I-2

Jueves, 19 Febrero 2015 15:03
LAS CLASES DE MONJES (RB 1-02) 04.09.11 Después de presentarnos el primer género de monjes, el de los cenobitas, San Benito se fija en el segundo, el de los que han optado por vivir en soledad consigo mismos, los llamados ermitaños o anacoretas. Hablar hoy de los anacoretas o ermitaños parece raro, pues no son tan comunes, y los que viven en las ermitas no pasan de ser santeros. El ermitaño, sin embargo, ha sido un estilo de vida siempre valorado entre las personas más espirituales. Ermitaño y anacoreta son dos términos similares de origen griego que hacen alusión a…

Capítulo 1 (1)

Jueves, 19 Febrero 2015 15:02
LAS CLASES DE MONJES (RB 1-01) 21.08.11 Después de presentar en el Prólogo su “ideario” de vida monástica, San Benito especifica en el capítulo primero de la Regla a quiénes se quiere dirigir en primer lugar. Para ello nos expone también los diversos tipos de monjes que él conoce y el juicio que le merecen: Es manifiesto que hay cuatro géneros de monjes. El primero es el de los cenobitas, es decir, los que viven en un monasterio y militan bajo una regla y un abad. Los cenobitas se caracterizan porque forman una comunidad, viven en un monasterio y se…

Prólogo-19

Jueves, 19 Febrero 2015 14:48
PROLOGO DE LA RB (Pról.19) 14.08.11 La humanidad de San Benito se hace visible en toda su Regla. Es consciente de la debilidad humana, aunque no por ello evita el esfuerzo. Vemos que no pide cosas absurdas ni penitencias afectadas, sino que se limita a exigir un verdadero seguimiento del Señor Jesús, luchando contra el pecado y todo lo que nos puede alejar de él. No se trata de hacer cosas para poder contabilizarlas en nuestro favor, ni de una simple gimnasia espiritual que nos conduzca a un estado de armonía interior. El esfuerzo que se nos pide tiene una…

Prólogo-18

Jueves, 19 Febrero 2015 14:48
PROLOGO DE LA RB (Pról.18) 07.08.11 San Benito concluye su Prólogo diciéndonos qué pretende con la Regla que va a escribir: Vamos a instituir, pues, una escuela del servicio divino. Lo que a San Benito le interesa es constituir una escuela del servicio divino. La palabra “escuela” nos evoca la idea de aprender. La vida del monje exige una actitud obediente de escucha porque necesita aprender. Quien ya sabe no va a la escuela. Quien lo tiene todo muy claro y se resiste a aprender de otros, quizá tenga el “carisma” de fundador y maestro que lo que necesita son…

Prólogo-17

Jueves, 19 Febrero 2015 14:47
PROLOGO DE LA RB (Pról.17) 31.07.11 Después de exponernos San Benito qué hemos de hacer para habitar en la tienda de Dios, en su reino, a saber, escuchar su voz y responder con diligencia yendo por el camino de las buenas obras, emplea el lenguaje de la milicia. El camino espiritual del monje no es una mera experiencia placentera que nos emboba y paraliza, aunque algunos puedan creer que es así. El que busca a Dios debe comprometerse en la vida siguiendo el camino de las buenas obras, transformando la realidad que se le presenta. Más todavía. No basta con…

Prólogo-16

Jueves, 19 Febrero 2015 14:46
PROLOGO DE LA RB (Pról.16) 17.07.11 Si la actitud del monje se debe caracterizar por la escucha, eso significa que quien ha sido escuchado espera que dicha escucha obtenga una respuesta, se concrete en obras. Por eso San Benito continúa diciendo: Al terminar estas palabras, espera el Señor que cada día respondamos con obras a sus santas exhortaciones. Por eso se nos conceden como tregua los días de esta vida, para enmendarnos de nuestros males, según dice el Apóstol: “¿Acaso no sabes que la paciencia de Dios te está empujando a la penitencia?” En efecto, el Señor piadoso dice: “No…

Prólogo-15

Jueves, 19 Febrero 2015 14:46
PROLOGO DE LA RB (Pról.15) 10.07.11 La espiritualidad que nos propone San Benito es trabajosa, pero, al mismo tiempo, nos invita a abandonarnos completamente en manos de Dios. ¿De qué manera? ¿Con una actitud meramente pasiva? La expresión sálmica que trae a colación lo dice todo: “No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria” (salmo 113, 9). Cuando nuestro centro es el Señor, no cabe lugar al envanecimiento ni a la pereza. El patriarca de los monjes de occidente continúa abundando en la idea al decirnos: Igual que el apóstol Pablo tampoco se atribuyó…

Prólogo-14

Jueves, 19 Febrero 2015 14:45
PROLOGO DE LA RB (Pról.14) 19.06.11 El Prólogo alude al que desea habitar en la casa de Dios en estos términos: el que, cuando el Malo, el diablo, le sugiere alguna cosa, inmediatamente le rechaza a él y a su sugerencia apartándolos de su corazón, los reduce a la nada, y, agarrando sus pensamientos, apenas nacidos, los estrella contra Cristo. En otro lugar San Benito habla también de extirpar los vicios nada más que nazcan (RB 64, 14). Aquí alude a ese salmo que tanto hiere nuestra sensibilidad (salmo 136) cuando en el destierro de Babilonia, que prefigura el mal…

Prólogo-13

Jueves, 19 Febrero 2015 14:44
PROLOGO DE LA RB (Pról.13) 29.05.11 Quien rechaza el pecado y practica la justicia, se nos dice. Ambas cosas son lo mismo, pues el pecado es el rechazo de la justicia, y la justicia excluye el pecado. La ley del Señor es sencilla y clara: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. Y continúa diciendo, quien es sincero de corazón y no engaña con su lengua. Quien se esconde no se considera miembro de la familia, sino un ladrón. Quien engaña con su lengua tiene algo que esconder o busca el mal de…